viernes, 1 de julio de 2016

Reflexión.

Esta entrada es una reflexión sobre dos cosas que en mi opinión mejorarían la vida del lector y que serían muy fáciles de cambiar: primero, lo que se considera "prólogo"; y segundo, los títulos de los libros en el lomo.

Prólogos.

En muchas novelas hay un capítulo o un escrito a lo que se le llama -y de hecho lo pone siempre al comienzo de ese fragmento- prólogo. Pero se considera prólogo a dos cosas que son muy diferentes. Aquí las diferencio y explico. Lo primero, en cursiva, son dos acepciones de Prólogo según la RAE

1- Texto preliminar de un libro, escrito por el autor o por otra persona,que sirve de introducción a su lectura. Para mí esto es una introducción a la novela. No forma parte de la novela en sí misma, es un texto completamente separado de la historia y que no tiene relación en absoluto con la trama, ya que no forma parte de ella. Es un escrito aparte, desde el punto de vista de una persona real y desde el mundo real. Nada relacionado con la ficción.

2- Primera parte de una obra, en la que se refieren hechos anteriores a los recogidos en ella o reflexiones relacionadas con su tema central. Este tipo de prólogo  forma parte de la novela, es parte de la historia. Es un fragmento escrito por el autor, en el que se narran hechos necesarios para entender el resto del libro. La trama del prólogo tiene relación con la trama principal de la novela e influirá en la misma, siendo ambas (prologo e historia principal) ficticias e inventadas por el autor. Es como un primer capítulo, sólo diferenciándose en que los hechos son generalmente en otra época, y parcialmente separados de la trama principal.

Así, pienso que se debería buscar un nombre alternativo para el primer tipo de prólogo, que para mí no es realmente un prólogo, lo considero más bien una introducción. Se le podría llamar simplemente así, y en mi humilde opinión, tendría más sentido.

Títulos de los libros en el lomo

Esto es algo que entenderá todo aquel que tiene o ha visitado una biblioteca. ¿Por qué los títulos de los libros están, dependiendo de la editorial, en un sentido u otro? Al buscar un libro en una estantería, hay que ir girando la cabeza en cada libro, pues algunos títulos están hacia la derecha y otros hacia la izquierda. Me parece algo tan sencillo de arreglar que es ridículo que aún no se haya llegado a un consenso al respecto.


Esto era todo lo que quería comentar. ¿Habíais pensado alguna de mis dos propuestas alguna vez? ¿Estáis de acuerdo? Me encantaría saber qué pensáis al respecto, podéis opinar en los comentarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada